Con la soga al cuello

Ya pasó el verano… Y estamos en noviembre…

Estamos con la soga al cuello y únicamente tenemos que elegir el verdugo que termine de una vez con nuestra miseria. Porque… que somos miserables ya no tiene discusión. El euro ya nos lo ha confirmado y los griegos son los primeros que están con la soga tensa y alargando los cuellos cual jirafillas ridículas de barro sin cocer. Los franceses ya se jubilarán más tarde que ayer y los italianos…

Bueno. Los italianos, también con su soga, aunque no al cuello, precisamente. Parece ser que su verdugo actual tiene más cojones que cabeza, y la soga de los italianos no va al cuello. No señor.

Los españoles tenemos cita esta noche para ver, a través de la televisión, si aclaramos lo de la elección. ¡Como si hubiera por donde escaparse! No está en discusión ninguna propuesta que nos dignifique, ninguna petición para que nos arremanguemos todos y nos dispongamos a solucionar la gran catástrofe que nos acojona (quería decir acongoja, pero… así está bien), ningún remedio que no sea ir a votar el día 20 para decidir si el extremo de la soga se lo entregamos a uno o a otro.

¿No habrá otra alternativa?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo real-ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s