¿PLANTAR CARA… UN DÍA?

Ante el suma y sigue de la particular lucha del gobierno contra la crisis, los sindicatos hacen carteles que dicen que vamos a “plantar cara”(?).

Después de todo lo que está cayendo, los que representan a los trabajadores llaman plantar cara a… ¡UN DÍA DE HUELGA!. Entiendo que al día siguiente toca poner la otra mejilla y que sea lo que dios quiera.

Las últimas huelgas que he “secundado” han sido huelgas sosas. Sin que nadie en el trabajo haya planteado nada de nada, sin que se haya hablado entre “los compañeros y las compañeras”, sin que NADIE -donde yo trabajo hay un “lider” sindical- haya tanteado qué va a hacer el personal. La libertad ha llegado a máximos tales que cada uno y cada una, cuando llega el día fijado para “plantar cara”; planta o no planta y sanseacabó.

La vida sigue, y el personal también, pero más sosa -la vida y el personal-, más mecánica, más desnortada (esnortá como me dijera en cierta ocasión una vitoriana -de Vitoria-). Y es que no sabemos como vamos a salir de ésta -¿crisis?-.

Dudo que salgamos, si continuamos con esta desidia. Han conseguido -no sabría señalar a nadie- que la mayoría estemos en casita -lo subrayó y nos felicitó el “responsable para el manejo de la crisis en España” el pasado 25-O, ¿o fue el 26?-, que nos quejemos en silencio tomándonos la cervecita -¿dónde está la crisis? Se suele decir- que miremos y no veamos…

Creo que muy pronto -una ministra dijo ayer que “ellos” ya están saliendo de la crisis-  van a conseguir que trabajemos y no cobremos. Están en ello -¡viva el vino!- probando distintos métodos, en sectores diferentes, con estrategias muy sofisticadas, poquito a poco. Y hasta ahora, lo más que hemos hecho como “conjunto” de trabajadores es… ¿PLANTAR CARA… UN DÍA?

– “Desmoralizado el trabajador, ya parado, sin derecho a la educación ni a la sanidad ni a ponerse malo siquiera, los que tenemos la pasta hemos alcanzado los últimos objetivos, la crisis ha terminado”

Así, más o menos, sueñan “ellos” que sea el final y así será si no plantamos cara en serio.  ¡EN SERIO! (NO EN SIRIO) -¡SIN VIOLENCIA! ¡SIN MIEDO! 

¿Dos crisis… dos Españas?

La señora ministra de trabajo (?) ha dicho que España ya está saliendo de la crisis. ¡Qué alegría…! Para los suyos y para su España. Los que no somos suyos nos queda todavía mucho que pasar, mucho que aguantar, mucho que sufrir… en nuestra España o fuera de ella (quizá se vea mejor desde fuera y más de uno lo tendrá que comprobar, verdad hijo).

La ministra del paro va a solucionar la crisis de una parte de España (los ricos, los empresarios de altura, los políticos que nunca se queman ni destiñen…), de hecho ya están saliendo, dice ella. Y va a solucionar esa crisis de una parte de España, alargando indefinidamente la crisis de la parte que más me importa: la de los míos y la  de mi España. La de los que nos van quitando derechos poquito a poco: un tanto por ciento menos de sueldo por aquí, una paguita menos por allá, unas horas más de trabajo por un lado… que se va traduciendo en más dinerito para los necesitados bancos de los suyos, menos dinerito que le tiene que pedir a los suyos, menos necesidad de pagar a otros de los míos, que-los-manda-al-paro-y-dentro-de-un-año-estarán-a-comer-de-la-mano-de- cualquiera-de-los-suyos-que-les-ofrezca-una-mierda-de-trabajo (tras haber declarado la superación de su crisis, no de la nuestra.)

¿Dos crisis… dos Españas?

¡¡¡Esto me suena!!!

Lo que pase en adelante, me preocupa.

El gobierno está trabajando para solucionar una crisis de una España opulenta, minúscula y entregada al dinero; y hunde en otra crisis “sin importancia”, a la otra España trabajadora, más numerosa y pobre. Cuando se solucione la primera -la que les interesa- ya se arreglará la segunda -y si no… que se jodan- (creo que dijo una niña de papá del pepé). Pues… ¡Hay que joderse! O no.

¡Todo tiene un límite!

Ya va siendo hora…

Hace casi un año que grojol no publica. En realidad no publicó nunca. Escribió, escribe… que ya es bastante. Hace casi un año estábamos con la soga al cuello, pendientes de una elección. Ya elegimos. Ya eligieron. ¡Y ganaron los elegidos!

Como muchos otros que vinieron a este mundo, que están, que “viven” y que no significan nada. No tenemos elección. ¡Siempre perderemos!

Que más da que tengamos que soportar calamidades. No vinimos a otra cosa que a formar parte de una estadística que a nadie importa, a capear el temporal cuando se presenta, a tirar (¡vamos tirando!) para adelante en un camino que nos presentan como un túnel que solo permite “ir tirando” y, de cuando en cuando, elegir quién te pondrá la soga al cuello.

Todavía les funciona a los “listos” el cuento. Y nosotros continuamos creyendo que no somos…, que no podemos…, que no servimos…, que no valemos…

¿Vamos a seguir con la soga al cuello?

¿Vamos a continuar por mucho tiempo esperando que algo cambie en nuestras miserables vidas?

¿Va acambiar algo si solo lo pensamos?

¡¡¡Ya va siendo hora de actuar!!!