¿Dos crisis… dos Españas?

La señora ministra de trabajo (?) ha dicho que España ya está saliendo de la crisis. ¡Qué alegría…! Para los suyos y para su España. Los que no somos suyos nos queda todavía mucho que pasar, mucho que aguantar, mucho que sufrir… en nuestra España o fuera de ella (quizá se vea mejor desde fuera y más de uno lo tendrá que comprobar, verdad hijo).

La ministra del paro va a solucionar la crisis de una parte de España (los ricos, los empresarios de altura, los políticos que nunca se queman ni destiñen…), de hecho ya están saliendo, dice ella. Y va a solucionar esa crisis de una parte de España, alargando indefinidamente la crisis de la parte que más me importa: la de los míos y la  de mi España. La de los que nos van quitando derechos poquito a poco: un tanto por ciento menos de sueldo por aquí, una paguita menos por allá, unas horas más de trabajo por un lado… que se va traduciendo en más dinerito para los necesitados bancos de los suyos, menos dinerito que le tiene que pedir a los suyos, menos necesidad de pagar a otros de los míos, que-los-manda-al-paro-y-dentro-de-un-año-estarán-a-comer-de-la-mano-de- cualquiera-de-los-suyos-que-les-ofrezca-una-mierda-de-trabajo (tras haber declarado la superación de su crisis, no de la nuestra.)

¿Dos crisis… dos Españas?

¡¡¡Esto me suena!!!

Lo que pase en adelante, me preocupa.

El gobierno está trabajando para solucionar una crisis de una España opulenta, minúscula y entregada al dinero; y hunde en otra crisis “sin importancia”, a la otra España trabajadora, más numerosa y pobre. Cuando se solucione la primera -la que les interesa- ya se arreglará la segunda -y si no… que se jodan- (creo que dijo una niña de papá del pepé). Pues… ¡Hay que joderse! O no.

¡Todo tiene un límite!

Anuncios