Suspiros (2)

Cuando los ojos miran y “no pueden” ver,

algún oculto secreto quieren esconder.

¿Ganaste o te ganaron?

No es lo mismo ser sujeto que objeto.

¿Perdiste o te perdieron?

Si haces lo contrario de lo que dices,

no te atrevas a decir, jamás, te quiero.

Los humanos que pierden su esencia

no reconocen lo que ven

cuando se miran al espejo.

Callaba los beneficios mientras ganaba

y exigía a gritos repartir las pérdidas.

¡Pobre hombre! Murió rico.

La manipulación necesita

el cemento de la mentira.

Digas tú lo que digas,

ni antes era tan ángel

ni ahora soy tan demonio.

El verdugo se viste de víctima

para poder dormir.

¡Pobre diablo!

Creyó ganar cuando rompió su mundo,

pensando que así rompía el de los otros.

La ambición del estúpido es tener

y nada más le preocupa. ¡Qué peligro!

No se necesitan alas para volar

pero si hace falta cabeza.

La rama convenció al árbol:

— Yo soy única.

El árbol dejó de dar sombra.

Aquel animal se creía

el centro del universo,

pero solo era humano.

No es tristeza, no. No es cobardía.

Ni siquiera es un sentimiento todavía.

Es algo que solo el pobre Caín entendería.

—————————————————————————————————————————————————-

En memoria de todos los que, en un día como hoy, hace 82 años, creyeron en sus posibilidades como humanos. 

—————————————————————————————————————————————————-

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo real-poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s