¡Ay, Marisa!

¡Ay, Marisa! -no hay prisa-

en sus manos el tiempo;

el presente perdido,

y el futuro herido.

.

A Marisa -¡qué risa!-

no le importa la brisa

ni el frío ni el calor;

solo quiere el control.

.

A Marisa -¡que horror!-

no le importa el dolor

que lleve otro pronombre

que no sea “yo”.

.

A Marisa -¡qué risa!-

lo que es su temor

es que digan de ella

todo aquello en que erró.

.

A Marisa -¡qué horror!-

no le gusta

que piensen

que no es la mejor.

.

A Marisa -¡qué risa!-

A Marisa -¡qué horror!-

no le salen las cuentas

que un mal día echó.

.

¡Ay, Marisa! -¡qué dolor!-

fraternal puñalada,

eres reina de nada.

¡Nunca muere el amor!

.

Que Marisa no es lisa,

y que tiene doblez;

cuando dice que es blanco

es que blanco no es.

Anuncios

Un comentario sobre “¡Ay, Marisa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s