¡Basta!

.

De parte de lo humano

estaba

-eso decía su discurso-

hasta que

aupado por la ingenuidad, que ahora azota,

elevó

su posición y su figura

hasta perderse,

enajenado,

entre tanto tentáculo

de efímeras fragancias prodigiosas.

.

Sonríe, socarrón, y asegura

que sabe…

lo que no sabe.

.

¡Miente!

.

Miente y se le nota la mentira

entre sus repugnantes babas,

en los nistágmicos ojos que

no encuentran sosiego

por querer esquivar tantas miradas,

de tanto ingenuo disuelto,

ahora,

en desencanto.

.

Lo que se elevó,

fruto de la ingenuidad y de un discurso huero,

habrá de dar de bruces en el suelo.

.

¡Será lo justo!

.

¡Habrá que prepararse para el duelo!

.

Será el momento en que digamos basta

y optemos por confiar…

por asumir el reto

de ser

nosotros mismos,

más sensatos,

más dueños de lo nuestro,

más humanos…

.

¡Basta!

¡Basta!

¡Basta!

.

¡No dejemos en sus manos la esperanza!

.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política, real-poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s