DESTINOS

Destinos

Me vio perdido en mi camino
-triste, cansado, solo-
y hasta mí vino.
Desde aquel preciso instante
compartimos el destino.
Él tan fiel. Yo tan distante.
-Charlamos, bebimos,
sentimos,
buscamos, sufrimos,
vivimos.-
Y le mostré mi jardín,
con sus flores ya marchitas,
-abandonado…
y tan triste…-
Y toda su esperanza me empujó
a labrar la tierra
de mi jardín solitario.
Pero…
otro era su camino,
otra su esperanza,
su vida,
su sufrimiento…
Otros eran sus deseos…
Su destino estaba en sus manos,
no en las mías.
Quise ponerme a llorar
y no podía.

————-

Poema 11 de ¡A LA CALLE! en Libro de poemas

————-