Fundido a negro

Cuando el camino se convierte en torrente y no es posible enfrentarse a la terrible corriente, ni estaría bien visto -a nuestros propios ojos- entregarse a ella, es el momento de hacer un alto… en un camino inexistente -porque está pendiente de ser trazado con los pasos decididos de un perpetuo Machado-.
Estaré pendiente de la evolución natural de esa corriente ingobernable y destructora. Y volveré… volveré pronto, cualquier día, a estar con vosotros: amigas y amigos blogueros.

FUNDIENDO A NEGRO
imagen: grojol

Cierro los ojos.
Una profunda inspiración,
al menos una vez al día,
para ir soltando, despacito,
los horrores,
los errores,
los miedos,
las tonterías…

¿Adónde irá
la alegría?

Propósito hasta la vuelta:
repetirlo
cada día.


Registrado en Safe Creative