SOLEDAD DE HUMANO

(c) grojol
(c) grojol

En el fondo, seguramente muy en el fondo, el ser humano es bueno por naturaleza; pero, a fe mía, que hay excepciones, demasiadas tal vez, que no harían otra cosa que venir a confirmar la apuesta rousseauniana por la bondad. No por la existencia de nefastas individualidades tendríamos que concluir que la maldad está incrustada en alguno de los genes de todos los seres, supuestamente, portadores de alma; pero desalmados, como las meigas, haberlos haylos.

Más lo que me viene preocupando en los últimos tiempos no es, precisamente, la bondad o la maldad de las criaturas humanas; porque la consideración de bueno o malo siempre dependerá del cristal con que se mira y, lo que es peor, de quién sea el encargado de mirar y qué intereses estén en juego en el momento preciso del dictamen. Vamos que, para cuestiones de naturaleza tan humana, no tenemos garantizada la imparcialidad y andaremos, siempre, rozando el enmendar la plana a Rousseau de manera que se podría considerar, como suele hacerse frecuentemente en la publicidad de determinados productos, que nueve de cada diez humanos es retorcido y malo por naturaleza.

El hombre, de uno en uno –como diría a Julia, José Agustín Goytisolo-, aislado de los demás, solo; no tendría más remedio que ser bueno, porque no poseería la capacidad de abandonar su soledad ni de imponer a otros sus propios criterios. Pero… en algún momento se decidió, al parecer, que no era bueno que el hombre estuviera solo, y el resultado ha sido este humano… en sociedad, perdido en un maremágnum incontrolable, que termina aceptando mucho más de lo que podría conseguir en solitario a cambio de un pequeño tributo: la insatisfacción con su propio ser único.

“Somos los hombres intranquilos
En sociedad.
Ganamos, gozamos, volamos.
¡Qué malestar!
….                      “

         Jorge Guillén: “LOS INTRANQUILOS

¿No seremos nosotros mismos los que nos autodescartamos de la sociedad cuando no ponemos todo lo que hay que poner… o cuando no tenemos todo lo que hay que tener?: amor.

¿Y no será la ausencia de amor la que nos provoca esa paradójica situación tan peculiar y tan tonta?: soledad de humano.

(c) grojol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s