No al amor que no es

No al amor que no es.

Al que sabe que influye

en mi vida

y me tiene

y me domina

y siempre me hiere

y nunca me quiere.

 

No al amor que no es.

Al amor exigente

que me niega

y desprecia

porque ya no puede

someterme

a la misma destrucción.

 

Puedo decir basta…

a ese amor que no es.

 

¡Basta al amor influyente!

-que siempre es hiriente-

 

¡Basta al amor exigente!

-que me quiere diferente-

 

¡Basta al amor que desprecia!

-que solo tiene indiferencia-

 

¡Basta al amor que destruye!

-que difunde las patrañas que construye-

Anuncios

Vivir sin pronombres

Vivir sin pronombres, entregados al destino,

no es vida. Es miseria humana embrutecida.

Es vivir sin color, con el alma dolorida,

sin luz, sin esperanza, sin ilusión, sin tino.

 

El alma solo sabe llorar su triste sino,

rendida al abandono de quien de sí se olvida.

No deja de quejarse de su propia herida

sin comprobar siquiera que siempre hay camino.

 

No es bueno castigarse a vivir de esta manera,

lamento con lamento, siempre como alma en pena,

sin dar opción a ser. Siempre con dolor por fuera.

 

Y por dentro… el vacío de una luna llena.

Sin espacio al amor, al sueño, a la quimera,

al caminar junto a otro en busca de vida plena.