Vivir sin pronombres

Vivir sin pronombres, entregados al destino,

no es vida. Es miseria humana embrutecida.

Es vivir sin color, con el alma dolorida,

sin luz, sin esperanza, sin ilusión, sin tino.

 

El alma solo sabe llorar su triste sino,

rendida al abandono de quien de sí se olvida.

No deja de quejarse de su propia herida

sin comprobar siquiera que siempre hay camino.

 

No es bueno castigarse a vivir de esta manera,

lamento con lamento, siempre como alma en pena,

sin dar opción a ser. Siempre con dolor por fuera.

 

Y por dentro… el vacío de una luna llena.

Sin espacio al amor, al sueño, a la quimera,

al caminar junto a otro en busca de vida plena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.