Los que mueven los hilos

 

Somos tan torpes… y ellos son tan sabios…

Los que mueven los hilos… nos están engañando.

                                                                                       

Tantas veces… nos pusieron la miel en los labios.

Tantas veces creímos… que estaban ayudando.

 

Y resulta que no… que no estamos hechos de barro,

que no somos tan torpes, ni ellos son tan sabios.

                                                                                  

Nos hicieron creer y creímos…

nos dejaron caer y caímos…

Y resulta que…                                                                                  

ellos son los buenos y nosotros los malos.

 

Los que mueven los hilos… nos están sangrando,

nos quitan las fuerzas… nos la están jugando.

Y resulta que… 

nunca lo vemos. -No lo veo yo y tú no lo ves.-

 

Todo lo que mueven… es por interés.

Traicionan a cualquier humano,

los que mueven los hilos…

y, si es preciso, a su propio hermano.

 

Y su interés determina las leyes,

esos hilos que nos mueven como marionetas,

con los que dominan, “para nuestro bien”,

los mercados, la vida, lo que es… y lo que no es.

 

Es con esos hilos con lo que van indicando

quien es el que reina en su mundo amañado,

quien tiene derecho al camino y quien será marginado,

quienes son los que vuelan y quienes van arrastrando.

 

Mas somos humanos, que no marionetas,

que un mundo mejor es posible si todos contamos,

que el derecho al camino es de todos los que en él caminamos,

que hacen falta hilos nuevos que aseguren… que sus manos van a estar quietas.

Anuncios