4. Se hace camino…

…“Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
“…
Antonio Machado

Nada más lejos de mi intención que pretender hacer una guía de pasos por un camino que no existe. Sería ponerme a la altura de los avispados vendedores de humo que hipotecan, sin escrúpulos, las voluntades de cuantos incautos, creyendo en la buena humanidad de sus semejantes, muerden los afilados anzuelos que aquellos distribuyen en este alborotado mar de intereses.

El camino en el que nos ponen desde que llegamos a este mundo está marcado por ellos, los vendedores de humo. Ellos lo tienen preparado para que todo sea como es, “como debe ser”. Cualquier tipo de alteración sobre lo programado habrá de pasar los controles previos que ellos han decidido de antemano y, en todo momento, los cambios que hubieran tenido que ser aceptados deberán reconducirse, lo más rápido posible, para que todo vuelva a ser “como tiene que ser”; como les gusta a ellos que sea.

La familia y la escuela, que son cosa de ellos, son las encargadas de mantener, por las buenas, la situación controlada. En ambas instituciones se reproduce continuamente la enseñanza de perpetuación (tener que + infinitivo = obligación), a la que se va añadiendo, sin que nadie lo note, el aditivo del miedo. Otras instituciones se encargarán de asuntos más profundos y graves, pero esa cuestión no es la que nos ocupa ahora. Ya llegará el momento de ocuparse de ellas.

Para hacer camino es preciso que sepas quien eres.

Eres un ser humano. Un ser humano que no es menos que otro ser humano -tampoco es más, aunque ese desajuste -el creerse más que otro- es más propio de ellos-. Eres un ser humano con vida propia, con sentimientos, con capacidades… y, esto es muy importante, un ser humano que no ha venido al mundo con un camino predeterminado por el que deba transitar.

Tienes que saber que si siempre está presente lo que tú quieres y sientes, es porque es natural. Lo que no es natural es que todo esté ordenado para que cuando haya discrepancia, gane el “tener que más infinitivo” que te han enseñado; o, dicho de otra manera más horrible, que siempre gane la renuncia a lo que quieres y sientes… Y, encima, que la discrepancia te siente mal. No es natural que siempre te sientas mal.

Deberás aprender a gestionar tus pasos. Deberás comprender que el camino no es estar siempre haciendo lo que debes, porque no debes nada a nadie. Nadie tiene nada que exigirte.

Se impone algo que nunca quisieron enseñar los que prefieren que todos hagamos “lo que hay que hacer”; lo que ellos quieren que hagamos, no lo que realmente sentimos y queremos hacer. Se impone aquello que en cualquier momento de liberación de la humanidad ha supuesto la principal condición para avanzar: adquirir la consciencia de que eres un ser humano con tus sentimientos y con tus deseos. Se impone aceptarte así. Se impone reconocerte así. Se impone convencerte de que puedes tener tu vida, de que mereces tener tu vida sin estar pendiente de la aprobación de nadie, sin deber nada a nadie, sin atender exigencias que ni son razonables ni vienen determinadas por ningún ser superior ni por ninguna ley.

Tienes que saber que puedes tener muy cerca -más cerca de lo que podrías imaginarte- a quien se considera superior a ti, a quien te va a exigir que cumplas con lo que “hay que hacer”. Tienes que saber que, sea quien sea, siempre actúa con la misma intención: que regreses al camino, a su camino, a hacer lo que hay que hacer, a hacer lo que espera de ti. Tienes que saber que tratará de aislarte, si te resistes; que te difamará, si persistes; que te despreciará, si insistes.

La decisión es tuya. No es fácil. El camino que te han señalado no es el único. Si decides dar pasos y hacer otro camino, eres libre de hacerlo. No estás sola. No estás solo.

                                                        “…Tu libertad es la mía.” (R. Tagore)

Anuncios

Es preciso / Todavía estamos a tiempo

Estelas en el mar

.

 

ES PRECISO

Es preciso partir,

dejarse ya de recuerdos,

a encontrar la Verdad

que debe estar por los suelos.

Siempre bebiendo tristezas

en tu propia soledad.

Contemplando las estrellas

no vas a poder amar.

Todo está aquí: en los suelos,

entre los hombres sencillos

y entre los niños muertos.

 

                  (Poema 3 de “Primeros Pasos” del Libro de Poemas)

.

TODAVÍA ESTAMOS A TIEMPO

Nunca quisieron buscar

la Verdad con el pueblo.

Y triunfó la mentira,

-como todo lo impuesto-.

Antonio quiso buscarla

y nunca acudieron…

Ellos,

mucho más importantes,

la suya impusieron

con muerte y con miedo,

con guerra y con hierro.

¡Todavía estamos a tiempo!

(En el 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado)

.

LXXXV

¿Tu verdad? No, la Verdad,

y ven conmigo a buscarla.

La tuya, guárdatela.

                     (Proverbios y Cantares – Antonio Machado)

.

Futuro perfecto o futuro imperfecto

—————————————————————————————

“No hay dictaduras hu-

manas,

      estrellas,

      solo estrellas,

      estrellas dictadoras nos gobiernan.”

                                                                                                 (León Felipe)

—————————————————————————————

Las sapientísimas y todopoderosas autoridades del país -el que sea, da igual- habían tomado todas las medidas económicas que les habían dictado los que han adaptado el sistema a su imagen y beneficio; los que, sin sentirse humanos, se ven a sí mismos como estrellas que deciden sobre el bien y el mal y, por supuesto, sobre millones de humanos; esos seres, para ellos, insignificantes y carentes de importancia.

Esos millones de pusilánimes amenazaban el sistema, su sistema, porque se estaba haciendo incontrolable; amenazaban su amplio margen de beneficios, porque había aceptado -el sistema, su sistema- un reparto inconcebible de lo que, hasta hace muy poco, había permanecido en sus dominios íntegramente; amenazaban su propia existencia divina, porque se habían automatizado demasiado las actualizaciones, sin necesidad de excesivos esfuerzos, sin apenas reivindicaciones, sin sacrificios colectivos… Eso suponía, casi, para millones de insignificantes, vivir como estrellas también, entrar en su terreno sagrado -en el de los auténticos seres superiores- y no lo podían consentir.

Los que se tienen por estrellas se sentían amenazados y no podían permanecer impasibles. Solo tuvieron que señalar con el dedo, y señalaron como únicos culpables de la penosísima situación a los insignificantes, a los desaprensivos que estaban viviendo por encima de sus posibilidades, a los que estaban poniendo en peligro su divino futuro. Y los culpables tenían que ser castigados de manera ejemplar.

Las autoridades, sapientísimas y todopoderosas, retocaron sus leyes, anularon contratos de trabajo, congelaron y redujeron pensiones y sueldos, reestructuraron las partidas presupuestarias más significativas -especialmente las de educación y sanidad destinadas a los  insignificantes, “¡ya está bien de derroches!”-,  animaron a los jóvenes a buscar en otros paises -diferentes al suyo- la última posibilidad de vivir como ya no se podría vivir nunca más. Una forma muy sutil de bajar los humos a quienes no podían ser acusados de haber vivido por encima de sus posibilidades, a los que, de paso, se les daría una lección inolvidable en un calculado fracaso anunciado: “No habéis tenido lo que había que tener para aprovechar las oportunidades que os hemos ofrecido”.

Los que se sienten estrellas dictaron, hace tiempo, la primacía de la economía y el abandono paulatino de la política; así que las autoridades -deslegitimadas por los nuevos dioses- menos poderosas ya, se dedicaron a tratar de cumplir el envenenado encargo, y perdieron el apoyo de los millones de acusados y condenados, sin juicio alguno, por haber vivido -según su sesgada divina opinión- por encima de sus posibilidades. Las autoridades  perdían apoyos y eran sustituidas por otras  que justificaban,  o no, sus acciones de gobierno -da igual el país- y se veían abocadas a ir perdiendo, de nuevo, los apoyos recibidos y a dar paso al siguiente equipo para hacer lo que había que hacer, lo que estaban exigiendo los poderosos.

Sin política, el sistema democrático se transformaba en un sistema timocrático que solo validaba lo que había sido previamente señalado por el único poder. Solo, pues, sería de interés para todas las naciones -todas las que cuentan para sus divinidades- lo que se hubiese dictado sobre lo que tenía que ser la economía. La única política autorizada sería la política económica que irían indicando los nuevos dioses.

No tardaron en aparecer salvadores que ofrecían la vuelta al pasado, la defensa de la patria -sea la que sea-, la pureza de la raza… a cambio de un apoyo incondicional, absoluto, ciego, irracional…

¡CUIDADO! Echemos una ojeada a la historia.

¡Cuidado con los salvadores de patrias! ¡Cuidado con las timocracias disfrazadas de autenticidad! ¡Cuidado con entregar la vida y la paz a cambio de humo maloliente con toque de perfume celestial! ¡Cuidado con no sentirse humano delante de un hermano! ¡Cuidado con poner la mano y pasar por sordo y ciego y mudo!

El futuro solo será nuestro en la medida en que participemos activamente en su construcción, sin entregar a nadie la exclusiva del proyecto ni de la obra y dentro de un sistema que no pueda ser manipulado por una minoría que se autoproclama salvadora. -¿Salvadora de qué?-

El futuro perfecto se construirá entre todos sin manipulaciones, con las manos de todos, sin salvadores de patrias -los que sean, las que sean-, con la fuerza de todos, sin poseedores absolutos de una verdad: la suya -no de la verdad-, con los corazones de todos, sin exclusiones, sin violencia…

Si dejamos a los que se creen estrellas-dioses-superiores, que lo diseñen solos y lo construyan de acuerdo a sus intereses, será la derrota de la humanidad que no representan, y nos veremos caminando hacia un futuro imperfecto.

————————————————————————————–

“¿Tu verdad? No, la Verdad,

y ven conmigo a buscarla.

La tuya, guárdatela.”

El hoy es malo, pero el mañana… es mío.”

(Antonio Machado)

————————————————————————————–

HACIA LO VISIBLE

LXVIII

Ayer, tú no existías,

estabas ausente.

-Como estamos todos,

como está la gente-

Hoy, muerto Muerto,

estabas presente.

-Como nunca estabas,

rodeado de gente-

Mañana…

¡Ay, mañana!

Mañana no serás

ni un triste recuerdo.

¿Hará falta otra muerte?

-¿Otro muerto Muerto?-

¿Quién será el siguiente?

Tendremos que pensar

en ayer,

en hoy,

en mañana…

Y cuando sepamos

que los muertos

somos nosotros;

-los que pudiendo ser

no somos-

no hará falta esperar

a que llegue el siguiente

porque todos seremos

-despreciando a la muerte-

compromiso de vida…

…lo que fuiste un diciembre.

—————————————————————————————————

En esta ocasión tiene que ir delante el LXVIII del libro de poemas.

Homenaje a Manuel J. García Caparrós, el mismo día que dejó de ser invisible-a-los-ojos-de-otros. El mismo día que tomo la decisión de iniciar un camino y se hizo visible. El mismo día que lo mataron los “responsables” del momento, que no podían permitir que se hiciera visible lo invisible.

Siempre responderán igual “los responsables”.

El camino hacia lo visible está señalado. La decisión debe ser meditada y no puede volver a ser individual. ¡Pero hay que tomarla!

Lo de Manuel es el ejemplo. No hay prisa ni hay camino marcado. ¡Pensemos en lo que nos señaló Antonio*!: “...se hace camino al andar...”

¿Lo haremos?

——————–

* Antonio Machado