Archivo de la etiqueta: Club Bilderberg

EL CLUB DE LOS PODEROSOS

2014

Si la democracia es el gobierno del pueblo, los objetivos secretos de los gobiernos y los siniestros grupos de presión son incompatibles con la democracia. La propia idea de esferas clandestinas de influencia dentro del gobierno que emprenden campañas secretas contra la humanidad es, por tanto, ajena a la noción de libertad y debe combatirse con entusiasta determinación, a menos que deseemos repetir los fatales errores de un pasado no tan distante.

DANIEL ESTULIN, Los secretos del Club Bilderberg

————

Habían caído, uno a uno, todos los derechos conquistados con sacrificadas luchas de los trabajadores, la independencia de las naciones, la dignidad del ser humano…

Y no sucedió así por la fuerza de las armas convencionales, como se había intentado por dos veces casi consecutivas durante el siglo XX, sino por la eficacia de la planificación del Club de los Poderosos que, desde 1954, había ido configurando secretamente “El futuro del mundo”.

Aunque habían existido valientes que trataron de dar aviso, a aquel mundo, de las actividades y manipulaciones que, ya en 2006 alguien definió como el “Gobierno Mundial en la sombra” (“un grupo formado por políticos, empresarios, banqueros e individuos poderosos”), la mayoría de la población a lo más que llegó fue a la indignación localizada; jamás fue capaz de articular una mínima oposición a lo que se iba imponiendo bajo el pretexto de pretendidas y sucesivas crisis.

Había quedado en buenos propósitos de ciertos individuos de la especie humana aquello de “libertad, igualdad y fraternidad”. Para la mayor parte de los mortales jamás supuso beneficio alguno la existencia de esos buenos propósitos, porque su realidad no se había construido con semejantes materiales.

————

2054

La gente que defiende la verdad no es suprimida, sino que más bien se la hace parecer irrelevante.

HENRY MAKOW, A Long Way to go for Date (citado en “Los secretos del Club Bilderberg)

————–

Las comunicaciones interpersonales por medios mecánicos fueron prohibidas de la noche a la mañana, por motivos de seguridad, hace casi veinte años; lo que supuso, por decisión unánime del Comité Internacional, la eliminación del último “privilegio” antes de la instauración del Nuevo Orden Mundial (N.O.M.)

Pasan los días en la incertidumbre de si se van a volver a publicar libros, de si van a ser contadas las historias de los seres que nada tienen que decir porque lo suyo, desde que fueron concebidos, es seguir la corriente hasta quedar varados por cualquier circunstancia aleatoria que no preocupa lo más mínimo al N.O.M.

Existen los pájaros y los seres que nada tienen que decir, pero es lo mecánico lo que hace funcionar el universo y lo único que es valorado por el N.O.M.

Los ruidos no cesan ni de día ni de noche. Los más abundantes, los ruidos de tierra: monótonos, redondos, más o menos intensos y siempre capaces de silenciar los cantos de los pájaros, una vez dominantes y ahora dominados irremediablemente, como los propios sonidos de los seres que ya nada tienen que decir.

Hay ruidos de mar y de aire. Ruidos cotidianos, infinitamente más importantes que los cantos de los pájaros y que los sonidos de los demás seres carentes ya del valor que un lejano día tuvieron.

Siempre hubo formas diferentes de hacerlo, pero, el resultado es el mismo. El poder, egoismo puro, nunca permite contemplaciones de ningún tipo, nada humano existe ya; únicamente el interés.

—————–

Con semejante argumento no sería difícil adivinar que este tipo de historias imposibles jamás serían contadas en aquellos años de explendor, de libertad… porque carecerían de interés para cualquier lector medianamente exigente. Pero en 2054, en la época del hombre despojado… ¿qué se diría de quien se atreviera a contar las historias de aquellos seres que nada tenían que decir?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo real-ficción