¡CONDENADOS!

 

¡CONDENADOS!
Imagen: http://equoasturias.org/piramides-mausoleos-arcos-de-triunfo-y-regasificadoras/

 

¿Hay alguien que dude de qué quieren decir los que nos gobiernan cuando aseguran que “saben muy bien lo que hay que hacer”?
¿Hay quien duda de que la justicia ha dejado de ser ciega?

Si hace falta, para tener contentos a quienes verdaderamente representan; ellos serían capaces de matar al mensajero, de acusar de negligencia a la víctima, de quitar la razón a quien la tiene plena…

¡¡¡Pasen y vean!!!

1
http://www.lne.es/gijon/2013/10/04/tribunales-anulan-autorizacion-regasificadora/1478804.html

2
http://equoasturias.org/piramides-mausoleos-arcos-de-triunfo-y-regasificadoras/

3
http://partidoequo.es/equo-pide-apoyo-para-costear-los-gastos-del-juicio-contra-la-regasificadora-de-gijon

Y ahí tenéis (2)
.
http://psicologiaymente.net/la-razon-populista-y-el-racionalismo-burgues/?wref=pil



¡CONDENADOS! – (c) – grojol

Anuncios

De los sueños rotos – (2014-…. ) (y 2)

De los sueños rotos (y2)

¡Demasiado sufrimiento por metro cuadrado!

Desde la blanca cúspide de esta pirámide debería revolotear la PAZ  -y  la historia, para que nunca más vuelva a repetirse-; pero no por vernos forzados a renunciar a los sueños de igualdad, libertad y justicia, sino por el convencimiento de que las únicas renuncias que deberían ser exigidas, de manera pacífica, son las de la manipulación y el abuso de poder, que viven de la mentira y engendran odio, desigualdad y violencia solo para doblegar al hermano, ignorando al humano que sueña.

.

Cara 1

¡Ay!

Odio y dolor

vinieron a romper sueños.

Y el miedo dejaba las calles vacías.

No llegaron de fuera las primeras balas

asesinas de sueños, de ilusión y de esperanza.

Las horas de violencia y angustia, se hicieron tan largas

que jamás en la vida se había conocido travesía más amarga.

.

Cara 2

Las

horas,

en la huída,

se tornaban sogas,

y en los vacíos cuerpos

-ni dolor ni miedo- ya nada cabía;

solo la esperanza de sentirse humanos

y volver, un día, a sentirse, con respeto, tratados.

.

Se puede morir por las ideas...

.

Cara 3

Y

cientos

volvieron,

creyendo mentiras,

y solo sintieron la rabia asesina

hiriendo su sueño y segando sus vidas.

La sangre en la tierra, muy bien protegida

dejó la semilla del único sueño con miles de heridas.

.

Cara 4

El

sueño,

que creían roto,

ahora pervive sin prisas.

Es el sueño de los desheredados…

Los que nunca quisieron ser protagonistas,

los que, con nuevas mentiras, andarían indignados

y exigiendo no perder la esperanza, no volver al pasado. 

.

nos recordarán que los sueños jamás mueren
nos recordarán que los sueños jamás mueren

En cada una de las cuatro caras de esta pirámide “de los sueños rotos” están grabados casi cinco mil nombres de hombres y mujeres que murieron porque otros, recurriendo a la mentira y al odio y a la violencia, creyeron ser más que ellos.

.

¡Qué angustia!  -se llame Portugal o España, Grecia o

Irlanda,  África  o  Europa,  América,  Asia  u  Oceanía,  

Ucrania  o  Guinea,  Ana  o  María,   Dolores  o  Alegría-

¡Qué  angustia  contemplar  cómo  se  tratan  los  hijos!

¡Cómo  se  ignoran  a  muerte  dos  de su misma sangre!

¡Cómo  les  mueve  algo  turbio  que  les lleva a odiarse,

mentirse o matarse!  ¡Qué angustia  más grande cuando

uno de los hijos  se erige  el  más  grande  y se escuda en

la madre para odiar y mentir, ignorar y matar y matarse!

.

El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son, de las que no son en cuanto no son.”                                                                                                                                                                                                   – PROTÁGORAS –  Los discursos demoledores.

Como inocentes pájaros heridos

Las sombras de los árboles, sobre los edificios, agitaban sus alas como inocentes pájaros heridos, incapaces de tomar altura para iniciar su vuelo. La calle vacía, llena de coches alineados junto a las aceras o en doble fila, era un desierto oscuro sin color ni calor; una calle tipo de un barrio nuevo -de los que “nacen” en torno a un centro comercial en las afueras de una ciudad-, un barrio sin alma, aislado y tranquilo, desde el momento en que cierran las puertas del centro comercial.

Ahí viven seres, obligados a confundirse con las sombras de los árboles porque hicieron sus cuentas sin saber de burbujas, y aterrados, porque sí sabían de cuentas y las cuentas no salen ahora: lo que antes sumaba ya no suma tanto, las restas se multiplican y, en ocasiones, el dividendo baja y sube el divisor.

Pero… ¡todos tranquilos!

A los cuatro vientos se repite la nueva buena nueva:

– ¡Ya se está haciendo lo que había que hacer!

¡Todo irá mejor! Ya hay señales que lo anuncian.

Algunos pájaros no son reales, y no necesitan tomar altura ni iniciar ningún tipo de vuelo.

Tú, silencioso ciudadano, eres lo más valioso para el corregido sistema.

Tú debes confiar en los que saben.

Aprende a no dar importancia a lo que no la tiene:

  1. A que te puedan cortar la electricidad de esa casa que no puedes pagar porque te equivocaste en las previsiones.

  2. A que no puedas ser atendido de esa dolencia que tanto te agobia desde hace meses.

  3. A que tengas que dejar tu coche aparcado junto a la acera.

  4. No es tan importante que no tengas trabajo.

¡Ya te estamos salvando!

Enséñale a tu mujer que nunca fue dueña de su cuerpo ni de sus decisiones, que nunca tuvo derecho real, que muy pronto volverá a ocupar el lugar que le corresponde.

La sociedad os necesita así, esperando, en silencio, tranquilos… y creyendo, porque así lo dicen los que saben, que todo irá mejor y que pronto, muy pronto, esos pájaros incapaces de tomar altura no necesitarán agitar sus alas. Se darán cuenta de que siempre han sido sombras: ¡Es cuestión de tiempo!

Y… siempre les quedará imitar al avestruz.

SIEMPRE QUEDARÁ IMITAR AL AVESTRUZ

————————————————————————–

Pobres ciegos ricos

 

Cuando uno no quiere ver; no mira, o dirige los ojos hacia otro lado; así trata de evitar una explicación, intima y congruente, sobre los motivos por los cuales no quiere poner la atención en lo que, sin duda, debe de tenerla. Esa forma de autoengaño es muy posible que tenga un nombre y, seguramente, unas demostradas consecuencias que terminarán en un serio perjuicio personal que se desencadenará en algún momento de la vida.

.

Hoy todos los comportamientos humanos tienen su etiqueta, para propiciar su diagnóstico, y su receta, para tratar de disminuir sus funestas consecuencias individuales. Es la aplicación, a rajatabla, de lo que se suele decir cuando se quieren delimitar estrictamente las responsabilidades individuales; aquello de… “¡Que cada palo aguante su vela!”

.

Cuando la inmensa mayoría no mira, porque no quiere ver, lo que está sucediendo a su alrededor; porque no le afecta demasiado… todavía: todavía tiene trabajo, todavía tiene un techo donde vivir, todavía tiene derecho a la atención sanitaria, todavía dispone de acceso a una educación de calidad, todavía come varias veces al día…

Cuando la inmensa mayoría -digo- no ve lo que hay delante de sus ojos, porque mira hacia otro lado o porque, directamente, cierra esos ojos para no confirmar lo que sabe que va a ver y que no resulta agradable; está contribuyendo a hacer más grande el problema de los que ya no tienen trabajo ni techo ni derecho. Está ignorando, a sabiendas, una situación que hoy no es su problema pero que no hay certeza de cuando le puede llegar a afectar.

.

Este es el mal de esta sociedad. Una sociedad hipócrita que ha puesto toda su energía en tener -ser rico-, que se niega a ver más allá de sus intereses a muy corto plazo. Una sociedad que se niega a sí misma, se niega a ser, y acabará ignorando, uno a uno, a todos sus pobres ciegos ricos.

.