HACIA LO VISIBLE

LXVIII

Ayer, tú no existías,

estabas ausente.

-Como estamos todos,

como está la gente-

Hoy, muerto Muerto,

estabas presente.

-Como nunca estabas,

rodeado de gente-

Mañana…

¡Ay, mañana!

Mañana no serás

ni un triste recuerdo.

¿Hará falta otra muerte?

-¿Otro muerto Muerto?-

¿Quién será el siguiente?

Tendremos que pensar

en ayer,

en hoy,

en mañana…

Y cuando sepamos

que los muertos

somos nosotros;

-los que pudiendo ser

no somos-

no hará falta esperar

a que llegue el siguiente

porque todos seremos

-despreciando a la muerte-

compromiso de vida…

…lo que fuiste un diciembre.

—————————————————————————————————

En esta ocasión tiene que ir delante el LXVIII del libro de poemas.

Homenaje a Manuel J. García Caparrós, el mismo día que dejó de ser invisible-a-los-ojos-de-otros. El mismo día que tomo la decisión de iniciar un camino y se hizo visible. El mismo día que lo mataron los “responsables” del momento, que no podían permitir que se hiciera visible lo invisible.

Siempre responderán igual “los responsables”.

El camino hacia lo visible está señalado. La decisión debe ser meditada y no puede volver a ser individual. ¡Pero hay que tomarla!

Lo de Manuel es el ejemplo. No hay prisa ni hay camino marcado. ¡Pensemos en lo que nos señaló Antonio*!: “...se hace camino al andar...”

¿Lo haremos?

——————–

* Antonio Machado

Anuncios