Inmaculada Constitución

Desde que los “representantes del pueblo”, sin consultar a los “invisibles”, la obligaron a prostituirse por por un puñao de parné, la Constitución ya no es la que era, ya no es la madre que está para todos, ya no está para mediar ni para buscar soluciones, ya no es ágil.

La utilizan, drogada, para satisfacer las necesidades que los “responsables” defienden. La utilizan como han utilizado siempre todo aquello que puede humanizar. Como han utilizado a dios, sea el que sea su nombre. Como han utilizado el amor.

Antes era como una diosa, señora de lo visible y lo invisible. Ahora es como una puta obligada, que solo debe atender a los intereses muy concretos de quienes la prostituyeron.

Algunos prostituyentes, se arrepienten ahora y piden perdón y se lamentan y lloran por las esquinas cuando oyen el canto de los gallos que les recuerdan la cobarde traición.

La vieja Constitución está muerta en vida.

¡La Constitución ha muerto!

¡Viva la Constitución!

 

——————

LVIII

 

Si tenemos la vida…

¿Por qué hablar de la muerte?

¿Por qué cerrar la herida?

¿Por qué temerte?

¿Acaso tú no eres amor?

 

Estamos hartos de querer tenerte

y no tenerte.

Estamos hartos de vivir tu muerte.

 

¡Te han utilizado, dios!

 

Y nos han enseñado

a contemplar tu muerte

a ignorar tu vida

y a temerte…

 

Nos han enseñado

a no saber del amor.

-Solo hablamos del dolor-

 

¿Que por qué hablar de la muerte…?

Para olvidar la vida. Simplemente.

 

14-nov-77

———————-

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo real-ficción, real-poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s